Blog
Actualidad

Ximo Roca y Porvasal: Fusión de diseño, sutileza y elegancia

La colaboración del diseñador valenciano Ximo Roca con Porvasal se remonta al comienzo del presente siglo, cuando en el año 2000 la firma le encargó la creación de una nueva vajilla. Sería el punto de partida de la colección ‘Malva·Rossa’. Una serie transgresora, desde el minuto cero, con la tradicional vajilla para hostelería, ya que era la primera vez que se planteaba en fábrica la producción de piezas de formato cuadrado.ximo-rocaLos comienzos no fueron fáciles, tal y como recuerda el propio Ximo ya que, hasta aquel momento, ningún diseñador había entrado de lleno en el trabajo de producción y supuso una auténtica revolución para la firma valenciana. No obstante, la serie ‘Malva·Rossa’ tuvo tal éxito y tan buena acogida que marcó la unión del tándem Roca-Porvasal & Porvasal-Roca. Una relación que, a día de hoy, sigue igual de viva. De hecho, Ximo recuerda con satisfacción que, en aquel momento, desde la gerencia de Porvasal le comunicaron que la línea ‘Malva·Rossa’ había supuesto un hito económico para la firma “y no hay nada más gratificante para un diseñador que te digan algo así”.

De ‘Malva·Rossa’ destaca “su sencillez, su aspecto formal y que es ergonómica”. “Fue difícil conseguir la caída del ala, pero al final, lo conseguimos”, asegura Ximo.

Desde entonces, él es el responsable del diseño de casi la práctica totalidad de las colecciones que Porvasal tiene en su catálogo. De su mano, se han llegado a producir ‘Platos de Autor’, firmados por diseñadores industriales, gráficos, fotógrafos, artistas, etc.

La esencia de su trabajo para Porvasal radica en que siempre han sido platos pensados con formas específicas. ‘Malva·Rossa’ ha sido uno de los ejes principales, como también lo ha sido Góndola, que partió como una colección de fuentes y se convirtió en una vajilla ‘por cuenta propia’.

Su doctrina como diseñador le empuja a conocer siempre el entorno del trabajo que le encargan. En este caso, más por devoción que por obligación, ya que le gusta cocinar y en su casa puede preparar una cena para dos comensales, tan fácil como la puede preparar para una veintena, en esos cambios de planes improvisados que no molestan a ningún buen chef.

Su afición por la cocina le ha llevado a investigar la cultura gastronómica. Y esta investigación le ha ayudado a ponerse en la piel del responsable del emplatado. Es el caso del plato ‘Yis’, “cuya sutileza permite emplear cualquier condimento y disponer de un espacio de trabajo que facilita la creación al restaurador”.

En cuanto a sus preferencias, remarca una vajilla en blanco y brillo “porque recoge el entorno de la mesa y refleja la comida”. Aunque no puede olvidarse del plato ‘Yis’ en negro mate, “por ser una pieza única y espectacular”; o el ‘Riso’, con forma de grano de arroz.

Entre las piezas de Porvasal, califica como ‘joya’ la fuente de 60 cm de longitud de la serie ‘Góndola’.

Su mayor satisfacción durante sus viajes ha sido encontrar sus diseños en lugares tan dispares como el Museo del Prado o el restaurante de Ikea, incluso en países como Eslovenia, México… La fuerza de su compenetración con  la resume en que sus diseños son “ergonómicos, resistentes y en el fortalecimiento de las propias piezas”.

Los comentarios están cerrados.